Teatro Peruano: El Celular de un hombre muerto


Con las actuaciones de Vanessa Saba, Óscar López Arias, Bertha Pancorvo, Daniela Sarfati, Gerardo García y Giselle Collao, “El Celular de un Hombre Muerto” es una obra llena de humor negro y mucha sensibilidad que reflexiona sobre el estrecho límite entre lo privado y lo público, y la obsesión actual por estar cada vez más comunicados.

Escrita por Sarah Ruhl, una de las dramaturgas más interesantes y aplaudidas de los últimos años, esta puesta resucitará entre el público, la esperanza de encontrar siempre algo mejor dentro de ustedes y en las otras personas, sencillamente conectándose de verdad. Así que apaguen sus celulares cuando entren a ver la obra, ustedes mismos se lo agradecerán.

ARGUMENTO


Jean, la protagonista de esta obra, mujer cercana a los cuarenta, hasta ahora no ha tenido un celular, pues quiere aún tener la posibilidad de desconectarse, de desaparecer, de simplemente no estar. Hasta que un día, mientras está en su propio mundo tomando un café, en la mesa de al lado un celular suena y suena, sin que nadie lo conteste. Ella, cansada de tanta insistencia, contesta la llamada. Y así comienza un misterioso viaje por tratar de descubrir la verdadera historia del dueño de ese celular, con inesperados resultados, teniendo que lidiar con la muerte por un lado y por el otro, con el amor.

"El celular de un hombre muerto" es el trabajo más reciente de David Carrillo, un incansable hombre de teatro, con quien conversamos no solo acerca de su más reciente obra sino también de su prolífica carrera y esa pasión por la dramaturgia que le hecho crecer a nivel personal y profesional.
Con las actuaciones de Vanessa Saba, Óscar López Arias, Bertha Pancorvo, Daniela Sarfati, Gerardo García y Giselle Collao, “El Celular de un Hombre Muerto” es una obra llena de humor negro y mucha sensibilidad que reflexiona sobre el estrecho límite entre lo privado y lo público, y la obsesión actual por estar cada vez más comunicados.

Escrita por Sarah Ruhl, una de las dramaturgas más interesantes y aplaudidas de los últimos años, esta puesta resucitará entre el público, la esperanza de encontrar siempre algo mejor dentro de ustedes y en las otras personas, sencillamente conectándose de verdad. Así que apaguen sus celulares cuando entren a ver la obra, ustedes mismos se lo agradecerán.

ARGUMENTO
Jean, la protagonista de esta obra, mujer cercana a los cuarenta, hasta ahora no ha tenido un celular, pues quiere aún tener la posibilidad de desconectarse, de desaparecer, de simplemente no estar. Hasta que un día, mientras está en su propio mundo tomando un café, en la mesa de al lado un celular suena y suena, sin que nadie lo conteste. Ella, cansada de tanta insistencia, contesta la llamada. Y así comienza un misterioso viaje por tratar de descubrir la verdadera historia del dueño de ese celular, con inesperados resultados, teniendo que lidiar con la muerte por un lado y por el otro, con el amor.


El Celular de un hombre muerto es tu más reciente dirección y ha tenido como siempre éxito de público y buenas críticas, ¿cómo es que llega a tus manos la obra y por qué decidieron con Teatro Plan 9 ponerla en escena?
Compramos el libro de la obra que acababa de ser publicado. Desde que la leí, me enamoré del texto. Nosotros solo montamos obra que amamos. Me encantó una obra que habla de la importancia de la comunicación interpersonal y de la búsqueda de hacer que el otro realmente se sienta bien. Es una obra romántica y eso actualmente es atípico para el teatro.


Precisamente la autora Sarah Ruhl cuyo título original es Dead Man's Cell Phone y que fue estrenada en New York por primera vez nos habla de esa obsesión de los seres humanos por estar cada vez más comunicados, ¿crees que el público asistente se sintió más identificado por ser una obra contemporánea?
La gente se identifica en el teatro no con temas sino con los personajes y sus acciones. La gente que se engancha con esta obra es aquella que busca el verdadero amor y hacer el bien. Mujeres que sienten que ya están al borde de los 40`s y siguen esperando que les pase algo o ya habían decido dejar de buscar. La obra en su feeling es muy femenina.
Eso es lo que iba a decir gente que aún cree en el amor en medio de un mundo cada vez más frío y tecnologizado donde aunque parece que estamos más conectados no lo estamos.

¿Cuánto tiempo te llevo montar la obra?, ¿Fue difícil la elección de los actores?
Decidí hacerla año antes del estreno. Los actores cayeron con facilidad. Vanessa siempre estuvo en mi mente como protagonista. Con Bertha quería volver a trabajar. Daniela y Giselle me manifestaron su interés en trabajar conmigo. Gerardo apareció muy pronto en mi mente y Óscar era el único que podía darle la verdadera dimensión a sufrir un paro cardiaco. Recuerdo ya el proceso de ensayo como uno de los más placenteros de toda mi carrera. Un elenco de lujo. 

Sin lugar a dudas trabajar con actores conocidos o que aparecen en el cine o la tevé ayuda mucho a la obra, pero en tu caso tienes una extensa y prolífica carrera como director además de un público que te sigue que conoce de tu trayectoria, ¿Dónde crees que radica el éxito de obras como "El Celular de un hombre muerto" o las otras que has montado anteriormente?
Estrenar siempre es un misterio y una revelación. Nunca sé si la obra que he escogido va a ser un éxito o no. Lo único que sé es que a mí me encanta y tener algo que decir o hacer con esa obra. Ese es el misterio. La revelación es que siempre hay gente, a veces más o a veces menos, que quiere ver eso que tú has hecho y uno encantado.

¿Pero se siente mejor cuando hay un público a sala llena y que aplaude mucho no?
Eso es como escuchar música a buen volumen, con poco público, sigue siendo la misma obra, pero baja su potencia. El público es la caja de resonancia de la obra.
¿Tomas mucho en cuenta las críticas que se publican sobre tus obras, le das mucha importancia? Aunque siempre he leído de las mejores en tu caso.
Depende de quien venga, yo creo en el público, en sus diversas manifestaciones en la sala durante la obra. No me gustan las opiniones, me gustan más las reacciones.

¿Qué ha sido lo más difícil para Teatro Plan 9 en todo este tiempo desde que decidieron formar una empresa de teatro junto a Giovanni Ciccia? ¿Cómo se han desarrollado las cosas?
Conservar la esencia. Es una asociación, no una empresa. Saber que el éxito sin placer no es éxito. Entender que Giovanni y yo antes que socios, somos patas. Y que hacemos esto porque nos gusta y porque queremos. La lucha es por el placer, por el humor y para que no nos la creíamos. Y mantener esa mística que los ha llevado a seguir produciendo e insistir en hacer cosas buenas.

Hacer teatro en el Perú es una labor titánica y de gran esfuerzo, tú eres un hombre de teatro que ama el arte y lo que le gusta, desde que te conozco has apostado por algo que amas como son las tablas, ¿cómo ves tu carrera de director después de todos estos años cómo ha evolucionado?
Mi evolución, más que por el teatro, tiene que ver con mi vida. Ahora felizmente casado y con una hija pequeña, me provocan otros tipos de temas, de obra. Antes era más cínico en mi sentido del humor. Ahora me tocan obra que no renieguen solamente, sino que también vislumbren algún nivel de esperanza.

Del David que conocí en decajon.com dirigiendo "El show de terror de Rocky" a "El celular de un hombre muerto", ¿cuáles son esas obras de las que has dirigido que más satisfacciones te han dejando a nivel personal o con las cuáles te has sentido más satisfecho?

"Sr. Nubes", "Dios", "Las vacaciones de Betty", "Esperando a Picasso", "El misterio de Irma Vap", "El niño que cayó dentro de un libro" y "El celular de un hombre muerto" y obviamente "El show de terror de Rocky".

El teatro ha ido a la par con tu crecimiento personal, en tal sentido ¿sientes que te ha ayudado como una catarsis a entender mejor algunas cosas?

Si, en cada obra aprendo más sobre mí y sobre la gente, el teatro a mi me hace mejor persona y es el sitio donde siento que soy más yo. Por eso es mi Facebook, donde dice Acerca de mí yo pongo "Si quieres saber de mí, búsquenme en el teatro". 

Quizá porque en el teatro tienes la oportunidad de poder entender mejor la dimensión de un ser humano en sus diferentes facetas con todos esos personajes que viven historias muy personales o particulares que también nos tocan profundamente, ¿qué has aprendido sobre ti y sobre la gente?
Sobre mí, que el humor es mi mejor defensa frente al mundo y la mejor manera de comunicarme con la gente. Que el teatro te exige tu vida y sobre la gente, que cada público es un mundo, y que cada función es realmente única.

¿Qué otro tipo de obras te gustaría dirigir o que otro tipo de temas?
No lo sé, ahora estoy leyendo mucha a dramaturgas. Creo que las mujeres están escribiendo mejor teatro que los hombres.

Comentarios

Entradas populares