EN LA PRIMERA BUTACA CON Daniel Neuman



Por Antonio Capurro

Su rol en “Mil oficios” y “Así es la vida” le dieron mucha fama y éxito, pero Daniel Neuman es un actor que siempre se enfrenta a nuevos roles y que está en la búsqueda de esos papeles que le hagan demostrar su talento como en “Los Amigos Invisibles” del director David Carrillo o en “Madre Coraje” de Alberto Isola. Acá Daniel nos habla de su amor por la actuación, sus deseos como actor, su nuevo rol de papá y mucho más…


Daniel, cuéntanos un poco de tus inicios en el mundo de la actuación...

Lo que recuerdo fue cuando tenía unos diez u once años cuando le conté a mi mamá que quería actuar, y luego me metí en un taller en la Charles Chaplin donde enseñaban Sergio Galliani y Mochi Brugué, quienes fueron mis primeros profesores, esa fue mi primera aproximación al teatro y es que desde niño siempre había tenido esa inquietud por el teatro, la actuación y la expresión, eso fue en el verano; de allí pasó un tiempo hasta que a los quince años llegó el profesor Roberto Ángeles al colegio, un profesor muy conocido porque es formador de actores, y digamos que el fue quien me estimuló dedicarme a la actuación, había la acción entre hacer educación física o teatro, a mí siempre me gustó hacer deporte pero como que siempre la actuación la ponía por delante así que en tercero, cuarto y quinto año de media lo que más me gustaba en el colegio era hacer las obras de teatro.

O sea nunca hubo oposición de tu familia…

Ellos me estimularon, pero tampoco es que deseaban que me dedique solo a la actuación, mi papá siempre me decía que haga otra cosa también que no puede ser lo único y además, mi profesor Roberto también me repetía lo mismo que era necesario tener otra carrera u otra formación porque eso hace que tu trabajo sea más rico, conocer de otra gente y de otros ámbitos para nutrirte como actor.

¿Qué lo que más te apasiona de ser actor?

Me gusta ver a los actores sobre el escenario diciendo cosas interesantes que calan en el espectador, transmitir un mensaje positivo, o de reflexión, además sacándose la mugre en el escenario, sudando la gota gorda y demostrando que hay un trabajo fuerte, de estudio, una propuesta artística y visual, me gusta la combinación de todas esas cosas, a mí como espectador me conmueve ir al teatro a ver algo interesante, por eso yo también quería estar del otro lado y como te digo desde niño siempre estuve muy preocupado por estar allí. A mí básicamente me llamaba la atención el teatro, la tevé llega después de haber hecho algunas cosas como comerciales.

Sin lugar a dudas el teatro te forma como actor, ¿tú sientes que tu formación actoral te ha ayudado a asumir más retos en tu carrera?

De hecho hay de todo, existen actores empíricos pero creo que un actor formado en el teatro pero un actor con formación tiene cierta ventaja frente a un actor empírico, pero creo que alguien que está preparado siempre va a tener ventaja sobre aquel que no lo está, en lo que se refiera a la técnica, a la lectura, a la disciplina de lo que es ser actor en como afrontar un personaje.

Al momento de interpretar un rol, ¿preparas mucho tu personaje o qué elementos tomas en cuenta?

Cuando es para el teatro trato de hacer un trabajo de campo, una investigación y siempre parto del punto de en donde estoy yo como persona, y creo que eso es muy importan a partir de uno como va a abordar el personaje para ver que le puedo servir de lo que está viviendo en ese momento, a aportar para esa obra, siempre depende de la obra, cuando se trata de una audiovisual a veces no es conveniente meter tanta investigación porque puede ser contraproducente porque creo que la espontaneidad te puede ayudar a hacer algo más ligero que no necesita tanta carga.

¿Qué tanto crees tú que te has involucrado con tus personajes al punto de asumir algo de ellos en tu vida diaria?

Quizá al comienzo sentía que me involucraba mucho con los personajes y que me afectaban pero poco a poco me fui dando cuenta que es una cuestión de técnica que tienes que aplicarla y la idea es que no te afecte porque si lo hace entonces ándate a un psicólogo porque uno debe afrontar esto como un trabajo y saber diferenciar tu vida personal del personaje que estás asumiendo.

El ser actor implica un poco de terapia, ¿no?

Sí, al comienzo pensaba que era una forma de terapia, de hecho creo que lo puedes comparar un poco con el deporte, de que estás allí y hay una concentración específica en lo que estás haciendo, hay un trabajo físico, hay una descarga de energía que de hecho te puede ayudar a sentirte mejor contigo mismo, pero no necesariamente el hecho de trabajar como actor es una terapia, por el contrario creo que si estas mal te puede afectar más por eso yo mantengo ambas partes separadas. Por allí puede ser que algún tema de la obra te haga reflexionar y si tú lo conectas con algo tuyo entonces si te puede servir bacán.

Luego del teatro pasaste a la televisión e hizo que la gente te conociera más y te volviste popular y que el nombre Daniel Neuman se haga conocido, ¿cómo llegó la oferta?


Cuando empecé en televisión con un personaje importante fue en “Mil Oficios”, recuerdo que mi casting lo hice con Mónica Torres y creo que les gustó porque me llamaron, entonces poco a poco me dieron más importancia hasta que pasó esto de que algunos se fueron a hacer “Habla Barrio”, y eso me dio la oportunidad de que mi trabajo se hiciera conocido, además yo era más consciente de que debía demostrar mi talento y de allí no paré hasta los dos o tres primeros años de “Así es la vida” que mi personaje acabó. Estar en la pantalla chica de lunes a viernes me hizo más popular y conocido, me salían otras cosas y tuve un trabajo estable porque era una serie que duró su tiempo y en donde yo estuve tres de los cinco años.

Que por cierto es raro que un actor tenga un trabajo estable…


Tienes razón, es raro que acá un actor tenga un trabajo estable, digamos que está mejorando pero no es algo completo.

¿Te sentiste preparado en aquel momento para asumir la popularidad, nunca te molestó que te reconozcan en la calle?


Yo siempre he sido una persona más o menos tímida, y no es que molestaba solo que en algunos momentos deseaba estar solo, pero siempre he sido agradecido cuando la gente me reconoce en la calle trato de mostrar una sonrisa y agradecimiento porque creo que es un resultado de tu trabajo que te reconozcan, es un tema delicado y hay siempre que agradecer. Creo que la fama tiene cosas positivas pero también cosas que pueden ser incómodas y tienes que saber manejarlas.

Hasta el momento tus roles en la tevé han sido más de corte cómico, ¿te gustaría hacer más roles dramáticos porque en la actuación sucede lo de etiquetar al actor como el galán, el villano o el actor de carácter, no?

Yo creo que eso pasa también por una cuestión de físico, yo no escogí tener un personaje cómico pero creo que físicamente yo doy con ese perfil, un tipo chiquito, flaco que se presta para personajes juveniles y de hecho he desarrollado una vena humorística por el trabajo que he tenido. Pero a mí me encantaría hacer más papeles dramáticos y mostrar ese lado de formación actoral y mostrar que puedo hacer distintas cosas. Creo que conforma envejezca voy a tener que asumir otros roles porque mi físico también cambiará. La vida siempre te da oportunidades y tú solo tienes que saber aprovecharlas Por ejemplo me encantaría hacer de malo, de alguien que trama algo, un personaje oscuro porque siempre estoy del otro lado.

¿Cómo ves el trabajo de los actores a nivel nacional, sientes que es reconocido y valorado?

Siento que el trabajo es más reconocido pero que todavía falta, ahorita tengo la obra de teatro pero no estoy en la televisión, felizmente también me dedico a grabar locuciones para comerciales y grabo algunos cortometrajes con las universidades, siempre salen cositas por allí pero no hay una estabilidad para el actor. Yo me dedico a otras cosas, soy una especia de mercachifle, que vende cosas, tengo una empresa de galletas, ahora vendo una pulseras que las compro a un proveedor, que parece una pulsera normal pero tienen un holograma que posees unos minerales que absorben la energía del medio ambiente y regulan tu frecuencia corporal, te da más energía y más balance y la verdad funciona. Y bueno no sé si sabes que acabo de ser papá…

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Buena entrevista. Ojalá le den más espacios y oprtunidades a actores como Daniel, que intentan sobresalir por su trabajo, y no llamar la atención con payasadas y escándalos. Sigue así Daniel, ojalá pronto veamos más de ti (por lo pronto, muy bien en Madre Coraje... y sus hijos).

Entradas populares