"Puedo darme el gusto de vivir de lo que me apasiona", Nicolás Fantinato



Por Antonio Capurro

Nicolás Fantinato es un destacado actor de teatro, cine y tevé que brilla con nombre propio en la escena nacional. En esta entrevista nos cuenta de todo un poco, desde su trabajo hasta sus miedos personales.

¿En todos estos años de carrera artística qué ha sido lo más satisfactorio que te ha tocado vivir como actor?


Las satisfacciones son muchas, pero aun recuerdo con mucho cariño una anécdota que me ocurrió en el Callao hace muchos años cuando nos presentamos con un grupo de teatro que se llama Sétima Scena. Presentamos la obra “El Avaro” para un colegio en Carmen de la Legua si no me equivoco. Tuvimos muchos problemas para llegar al colegio; con decirte que terminamos llegando con cerca de 2 horas de retraso y esperábamos un público molesto, pero todo lo contrario ellos nos recibieron muy bien a pesar de todo y la obra les encantó. En ese tiempo, yo aún no era un personaje reconocido y recién había culminado mis estudios de actuación en el CPT. Cuando terminamos la función, muchas personas se acercaron a pedirnos autógrafos; entre esas personas se me acercó un niño de apenas 6 o 7 años quien me dio un abrazo y me entregó un caramelo diciéndome que le había encantado mucho la obra y que le diera mi teléfono para llamarme. Allí confirmé mi vocación y sentí que debía seguir actuando por el resto de mi vida.

Y de hecho eso es lo que más recuerda un actor o actriz en su carrera, el agradecimiento del público, el aplauso, cuando ves que lo que has hecho le ha gustado a la audiencia, ahora que eres un actor reconocido y das autógrafos o te encuentras con gente que en la calle te reconoce por alguna de tus participaciones en teatro o televisión ¿qué sientes cuándo ellos se te acerca creyendo que tú eres como el personaje interpretado y pierden un poco el sentido de la realidad de que es una ficción, me imagino que te ha ocurrido eso no?


Si, a veces las personas te relacionan con el personaje de la última serie o novela en la que apareces, pero te contaré que he tenido encuentros con personas que recuerdan personajes anteriores. Por ejemplo, yo divido mi carrera en antes de Eva del Edén y después de Eva del Edén. Esa novela me dio una gran satisfacción personal y un mayor recuerdo en el público. Ahí interprete a Briviesca de Muñatones, un personaje muy cómico. Hay gente que me ha parado en la calle solo para hacerme comentarios y felicitarme por Muñatones. Eso me parece alucinante porque es difícil que la gente te relacione con personajes anteriores, salvo que estos le hayan causado un fuerte impacto. Ahora es común que me digan Prudencio (por Los Barriga) o Señor Canciller (por Operación Rescate), pero nunca falta alguno que me haga recordar los buenos momentos que viví interpretando a Muñatones. Además a mi me gusta mucho el contacto con el público, conocer lo que piensan sobre mi trabajo y si éste les ha llamado la atención. Aunque, una que otra vez, he tenido momentos en que el publico ha sido algo importunar al pedir una foto o un autógrafo, sobretodo cuando he estado acompañado o comiendo; pero yo lo considero parte de la carrera y que es muy importante que el publico se siga acercando a sus artistas y les demuestren su cariño.

¿Qué es lo que debe tener un rol o papel para que lo elijas o lo consideres desafiante en tu carrera? 


Para mi lo más importante es la historia. Tiene que ser una historia interesante, cautivante. Luego veo que trascendencia tiene el personaje que me ofrecen dentro de la historia. Luego quienes van a ser los compañeros que me acompañaran en la temporada. Muchas veces he aceptado participar en producciones solo por el gusto de compartir ese tiempo con los amigos. Te contaré que hasta ahora el personaje que mayor riesgo me representó en mi carrera fue el de Edna en “Hairspray” (Bienvenidos los 60`s en nuestra versión). Era el papel que interpretó John Travolta y lo consideré todo un reto para mí. Tenia que buscar que creyeran que era una señora y no parecer un hombre disfrazado de mujer. Para el maquillaje me ayudo mi amiga Mayra Couto (la talentosa joven actriz que da vida a Grace de Al fondo hay sitio) y para la construcción del personaje me ayudó mi querida amiga Viviana Andrade, quien me dio los tips indispensables para encontrar el personaje. Nunca quise ver la película antes de hacer la caracterización con la finalidad de no caer en las comparaciones o copias; hice un buen trabajo de mesa con el director Domenico Poggi y pregunte a varios amigos que tan real era el personaje.

¿Qué recuerdas de la primera vez que le dijiste a tu familia que deseabas ser actor? ¿Fue fácil abrirte camino y convertirte en actor?


La verdad que no fue muy fácil. Yo estudie derecho en la U de Lima, y en los últimos años mi padre me recomendó meterme a uno de esos cursos de Desarrollo de la personalidad y ahí fue donde tuve mi primer encuentro con lo que era la actuación. Cuando mis padres se enteraron de mi nueva vocación, se asustaron un poco porque pensaron que iba a dejar mis estudios de derecho. Al final terminé Derecho, saqué mi titulo de abogado y estuve ejerciendo muchos años para un estudio y una empresa municipal; pero aún estaba ahí el bichito de la actuación. Hice cosas esporádicas en teatro y muchos comerciales de tele (Eso desde el año 94) mientras seguía trabajando como abogado y fue justo en esos años, que sucedió la anécdota con el niño; entonces en el año 2000 tomé la decisión de apartarme del derecho y seguir la segunda vocación: La actuación. Al principio mi padre se preocupo por el hecho de que me pudiera mantener económicamente, ya que la actuación no genera muchos ingresos y el trabajo es inestable. Pero después que ha visto mi trabajo en la tele y el teatro, me ha demostrado que se siente orgulloso y contento por mi decisión, que fue bastante arriesgada, pero con la que me siento mucho más tranquilo. Tengo la suerte de ser de los pocos actores que pueden vivir tranquilos con lo que ganan en teatro y tele. No te voy a decir que gano mucho, pero es suficiente para mantenerme, al menos por el momento porque aun no tengo ni esposa ni hijos que mantener. Puedo darme el gusto de vivir de lo que me apasiona.


¿Has sentido que la actuación te ayudado en lo personal a entender mejor algunas cosas de ti? 

De hecho la sensibilidad es una característica en todos los artistas. Nos ayuda a ver las cosas de otro modo y poder entenderlas. A mi particularmente la actuación me ha ayudado mucho. Yo antes era un tipo muy tímido (Aunque sigo siéndolo para algunas cosas) pero la actuación me ha permitido fortalecer algunos aspectos de mi personalidad. Yo que me iba a imaginar estar actuando frente a cientos de personas. En cuanto a entenderme a mi, particularmente creo que aun hay cosas que no logro descifrar, sobretodo actitudes o formas de reaccionar a determinadas circunstancias, pero creo que aun tengo muchos años para tratar de encontrar las respuestas.
 

¿Qué cosas no harías que un papel o escena requiera? 

Nunca haría cosas que van en contra de mis principios o que sean notoriamente perjudiciales para la sociedad. Los desnudos, por el momento no creo poder volver a hacerlos (me bastó con el que hice en “Made in Peru”, en el Marsano); pero no tengo temor de hacer cosas que una buena historia exijan, siempre y cuando no sean cosas gratuitas, como acostumbramos ver en la mayoría de producciones nacionales o extranjeras. Quisiera hacer algún personaje de villano, o un antihéroe. Nunca he visto difícil un personaje si es que realmente me llama la atención; y si dicho personaje requiere un derroche de energía o un esfuerzo mayor al que puedo hacer, pues lo intento. Todo depende de la historia y el personaje.

¿Qué te gusta más actuar en el teatro o la televisión? ¿Cuál es la que te exige más como actor?
Definitivamente me gusta más hacer teatro; y considero que es donde se ve más la calidad de un actor; claro, sin desmerecer el trabajo de televisión, El teatro te exige mucha concentración. Los errores deben ser arreglados en el momento. No puedes vacilar en la interpretación porque el público lo nota. En televisión, como existe el corte y la edición, te hacen ver muy bien a pesar de no saber tu letra o estar totalmente distraído. Bueno, en teatro difícilmente se gana lo que te ofrecen en televisión. Aunque en la actualidad como los presupuestos de tela están cada vez más bajos, hay gratas excepciones en donde se puede ganar mucho más en una obra de teatro que en una miniserie.

En Lima se hacen cada año muchas obras de teatro, ¿cómo ves la dramaturgia peruana y la nueva generación de actores, directores y escritores?


En el Perú tenemos muy buenos dramaturgos y lo mejor de todo es que siguen surgiendo nuevas figuras. Eso lo puedo comprobar de los cortos que grabo para Universidades e Institutos. Ahí me doy cuenta que hay jóvenes con talento para escribir. No cualquiera te puede construir una historia interesante, no cualquiera escribe personajes reales y creíbles. Yo estoy seguro que van a seguir saliendo nuevas figuras que puedan tomar la posta de Cesar de María o de Eduardo Adrianzén por citar algunos buenos escritores. Hay nuevos talentos porque se les da la oportunidad de presentar sus obras en nuevos lugares alternos, lugares en donde pueden expresar todo su arte. Ya no solo hablamos de teatros grandes como La Plaza, el Marsano o el Mario Vargas Llosa; ahora tenemos otros locales como el Teatro Racional en Barranco-Surco o El galpón en Pueblo Libre; sin dejar de mencionar los teatros y auditorios de Lima Sur o Lima Norte.

¿Qué recuerdos de tus inicios?


Yo inicie mi carrera profesional haciendo teatro para niños con una obra que se llamaba "El Circo" que dirigía Antero Sánchez y en donde actuaba junto con Danae Sacovertiz, Giancarlo Delgado y alumnos de la academia de Danae. En esa obra hacia un payasito que se llamaba Mondonguito, era una época en donde dedicarse a la actuación todavía era visto como algo sin sentido, para gente bohemia, gente que no había estudiado nada más.

¿Entonces crees que la gente joven que aparece en la tevé la gran mayoría de ellos que buscan tan solo sus quince minutos de fama no tienen la suficiente preparación? 


Mucha gente joven pasa un casting (porque en la tele buscan más el “tipo” que el talento) y de ahí empiezan su “carrera”, dándole vida a personajes sin tener la mas remota idea de como hacerlo. Por eso considero que la televisión puede ser una gran deformadora del talento, haciendo creer que lo que se hace está bien (Por ser un programa con buena sintonía) y muchas veces no es así. En la televisión, por ejemplo, no es necesario hablar con un volumen alto (porque se usan micrófonos), ni "proyectar" la voz, lo que en el teatro es un requisito indispensable. En la tele más importa el "encuadre" y se actúa para las cámaras; en el teatro debes tratar de tener un movimiento fluido y natural. Lo que rescato de todo esto, es que muchos de los nuevos rostros que he conocido en las series y novelas, se han preocupado en mejorar y aprender la técnica; por lo que, terminada la producción, siguen talleres con los maestros Alberto Isola, Roberto Ángeles, Bruno Odar, Leonardo Torres; etc.

Tú has tenido la oportunidad de trabajar bajo las órdenes de muchos directores, ¿te gusta más que un director te guíe u ordene? ¿Cuál debería ser la perfecta dirección?


He tenido la suerte de trabajar con muchos directores en teatro y televisión; desde los que solo te dicen donde moverte y los que se preocupan en apoyar la creación del personaje. Pero ojo, es diferente dirigir para cine, teatro o televisión. Particularmente pienso que en el cine se ve más la mano del Director, ya que vemos en la pantalla grande, lo que él quiere que veamos. En la televisión, si bien se trabaja con la imagen, es muy importante la interpretación del actor, para darle mayor credibilidad a la historia. En cambio en el teatro quien más se luce es el actor, ya que de él dependerá que la atención del espectador se mantenga durante el tiempo que dure la obra. La mejor dirección en el teatro, es la que no se nota, es decir, que la historia se narre con naturalidad y que los personajes se muevan y reaccionen según las circunstancias.

¿Te has sentido alguna vez encasillado por los papeles que interpretas como los papeles de carácter que por ejemplo en Hollywood pueden ser premiados con el Oscar y significa el empuje para acceder a otro tipo de roles?


Bueno el problema que en nuestro país es muy fácil encasillarse debido a que no hay muchas producciones. Entonces cada vez que necesitan a alguien que haga de cura, de doctor o de abogado me llaman. Tal vez eso no sea malo en otros países pero aquí sí; porque a veces sientes que te repites, que te estancas como actor y que no logras interpretar los personajes que realmente quieres hacer. Tengo la suerte de haber sido llamado para darles vida a una diversidad de personajes, aunque es difícil no prestarles algo de mi personalidad a ellos. He interpretado a personajes reales (Juan Carlos Ferrando, el Canciller Tudela, Miguel Grau) como a personajes de ficción, cómicos y trágicos; y siempre trato de diferenciarlos. Todo depende de saber escoger de los papeles que te proponen y tratar de darles toques de distinción (voz, cuerpo, movimiento, etc.)

¿Cómo actor cuál es tu máxima aspiración o sueño?


Si te la digo no me crees. Yo admiro mucho a Will Smith y me encantaría trabajar con él en alguna película, yo no hablo inglés pero se que él ha aprendido muy bien el castellano. De verdad me parece que es un gran actor que te puede llevar de la alegría al llanto en una sola escena. Lo admiro mucho. Otro sueño, que casi se cumplió, era conocer a Arturo Peniche. Es que siempre me han dicho que me parezco a él. Aunque yo creo que el parecido era mayor cuando era más joven con menos peso y más pelo. Cuando hace poco vino a Lima para co animar “Hola Perú”, me invitaron al set para conocerlo, pero no pude asistir porque por esos días estaba en plena grabación de “Operación rescate”. Pero aun mantengo la esperanza de que me conozca (Risas).

¿Si tuvieras que interpretar una escena de sexo con una actriz extranjera y una nacional y te dieran a elegir por quiénes te decidirías?


Que buena pregunta. Yo prefiero el producto peruano!!! (Risas). Te diré que eso depende, no es que uno tenga que elegir, pocas veces te dan esa posibilidad. Además las escenas de sexo son muy delicadas así que en ese caso preferiría hacerlo con una actriz nacional que además conozca para así evitar roches. Una vez me toco hacer unas escenas de cama con mi gran amiga Norka Ramírez y las hicimos muy bien, de manera muy profesional.

¿Cómo van las obras en la que estás actualmente? ¿Qué otros planes para después, hay propuestas?


Hay un par de proyectos de tele que espero se concreten para poder contártelos. Felizmente siempre hay chamba.

Comentarios

Entradas populares