La magia y el enamoramiento de una artista con su arte, Maria Elena Mayurí



Por Antonio Capurro

¿Cómo surge en ti el amor por el arte y las ganas de estudiar teatro?

No sé, eso se siente desde que eres muy niño. Yo quería actuar, solo actuar, la típica que sales en todas las actuaciones del colegio. Luego cuando terminas estas en una encrucijada. Mi madre era decana de la Facultad de Trabajo Social en La U. Católica y quería que yo estudiara eso, así que me metí en un lío cuando le dije que quería hacer teatro, al final estudié comunicaciones para hacer teatro y a la vez ser Comunicadora Social. Me enamoré de escribir y le encontré el encanto a la dirección, aunque por las clase de teatro que también dicto (teatro con soporte socio cultural) también hago un poco de Trabajo Social.

Eres una dramaturga peruana muy prolífica, habiendo dirigido tanto comedia como drama y teatro para niños, obras con las cuales has tenido mucha aceptación éxito, ganaste el primer puesto en el concurso de tu universidad la PUCP y fuiste la primera licenciada en Artes Escénicas de la especialidad, ¿qué es lo más fácil y lo más difícil que te ha tocado vivir en tu camino hacia lograr ser una directora de teatro?


Desde que salí de la universidad, no me dediqué exclusivamente al teatro, pues compartí mi oficio con el trabajo de oficina, trabajé en el Estado casi 5 años, pero no descuidé el teatro, estaba comprometida con el teatro independiente, a hacer las obras por amor al arte. Con unos amigos formamos TEATRIKAL y a la hora de ver las obras a montar, sin querer, me puse a escribirlas, a musicalizarlas, a dirigirlas, y a falta de elenco a actuarlas también. (Risas) Sabía que tenía algo con la dramaturgia, eran las clases que más me gustaban en la universidad y escribía en función a nuestro elenco, al mensaje, eso para mí era lo fácil, resolver la dramaturgia, la dirección, eso me parece riquísimo. Lo aplico también a “Escena Verde”. Sin embargo, lo difícil para mí es la producción. Si bien es cierto que las limitaciones de dinero te hacen más creativo, no es lo óptimo, me encantaría tener grandes auspicios para hacer propuestas cada vez más competitivas en producción, pues sé que mi trabajo es bueno; sin embargo, me propongo hacer trabajos cada vez más logrados, que sean exitosos a todo nivel para darme el gusto de vivir de ello, de pagar cada ensayo y darle a mi equipo la tranquilidad de están apostando su tiempo y su pasión por algo que no solo los satisfaga profesionalmente.

Entonces TEATRIKAL, de lo cual justamente iba a preguntarte, surge de la necesidad de hacer teatro como tú lo dices por amor al arte, pero de una forma profesional porque estás preparado para ello con tus estudios, aunque te gustaría que sea algo más productivo en el sentido económico, ya me habían dicho que hacer teatro en el Perú es harto difícil pero ¿cómo hacerlo viable económicamente, qué es lo que hace falta para llegar a eso?


Si, claro lo que me quedó claro de la universidad es que si tú esperas que "alguien" te llame para hacer teatro, puedes darte el riesgo de esperar sentado solo porque no hayas estado en la reunión adecuada en el momento adecuado. Por eso creamos TEATRIKAL, para hacer teatro sin esperar que alguien nos llame. Yo daba mi tiempo parcialmente, sin embargo ahora apuesto por eso de manera diferente. Actualmente, se podría decir que mi única actividad es el arte. Yo tengo ahora un grupo "Escena Verde", hago propuestas ecológicas para niños y ciertamente un par de funciones vendidas con ellos me cubre una temporada entera con TEATRIKAL. TEATRIKAL se merece ya una gran producción, yo creo que para llegar a hacer cada vez cosas más grandes es básico pulir nuestro trabajo, con los recursos que tengamos hacerlo impecable, y claro, ir construyendo un buen record en nuestro camino profesional. Sé que pronto nuestro trabajo se irá haciendo mas conocido y podremos ser atendidos con buenos auspicios, yo confio en nuestro arte. Para los grupos independientes, ese camino es duro, no tienes a nadie que te financie, no perteneces a grandes compañías, no tienes muchos nombres conocidos en tu elenco. Todo lo haces de forma austera, pero sí, con mucho cariño, como si fuera un acto de amor y de fe. Pero, como te digo, quiero llegar a hacer cosas más sostenibles.

Algo que siempre veo cada vez que voy al teatro es que hay un grupo de gente joven que ya es habitual y que si está deseoso de ver obras lo cual significa que si existe un público que desea ver un teatro diferente…


Sí, y también hay que decirlo, gente joven, alumnos de teatro, que no pueden pagar entradas de 50 ó 70 soles lo cual está muy bien, e indica que el teatro bien financiado esta llegando muy alto; pero hay gente que desea divertirse, conmoverse, sonreír con propuestas mas asequibles, y no por eso, menos profesionales.

No solo diriges sino también actúas y has tenido roles importantes en obras de teatro, ¿qué has tomado de la actuación para aplicarlo en la dirección de actores? ¿Sientes que siendo actriz es una forma más fácil de conocer lo que piensen y sienten los actores al momento de asumir sus papeles?


Como actriz tienes que tener bien clara tus direcciones, tus intenciones, lo que deseas lograr de la otra persona, cada gesto cuenta. A la hora de dirigir tienes que tener más claro que nadie lo que quieres que tu actor logre en el otro, entonces, sí te sirve haber pasado por la actuación.

¿Ahora te sientes mejor en la dirección sientes que es más lo tuyo que la actuación?


Si te soy sincera, me gusta más la dramaturgia, sin embargo, me siento artista; y la actuación y la dirección son formas de hacer arte; la actuación es el arte de construir una vida diferente a la tuya; un ser humano construido por ti que se viste diferente, que habla diferente, que piensa diferente. La dirección es el arte de componer visualmente una realidad diferente, a tu gusto y medida. Y la dramaturgia es el arte de dar vida a todo a todo un mundo que solo existe en tu imaginación. En la dramaturgia no hay límites, todo puede tener sentido si está bien organizado.

Entonces te sientes mejor en la dirección pero ¿qué tal la fue la incursión en la actuación televisiva? ¿Cómo fue la experiencia, volverías a repetirla?


Me encantaría tener un personaje desde el inicio para ir construyéndolo, a veces te llaman para actuaciones muy rápidas y no te da tiempo a construir, lo lindo para el artista es construir.

¿Es más fácil el teatro para niños? ¿Cómo es la experiencia de trabajar con los pequeños?


"Escena Verde" es un grupo de arte y animación para niños pero que trabaja el tema ambiental, hacemos desde fiestas de cumpleaños, hasta teatro, pasacalles brindando todo el soporte sociocultural que necesitan instituciones, ONGs, municipios, trabajar en Escena Verde es muy importante para mí pues estoy muy metida con aquello de sembrar valores en los niños y crear una iniciativa sincera para ayudar a su medio ambiente. Los niños son como una esponja, todo lo que les hables lo asimilan y salen del show con la idea de reciclar basura en casa, de regar sus plantitas; es muy gratificante, en una parte del show le deben de colocar una sonrisa al "señor planeta" y es muy tierno ver como se emocionan, lo besan, lo abrazan, yo no voy a cambiar el mundo con eso, pero les queda la idea de ayudar y cuidar a los seres vivos. Eso para mí es cultura de paz, y eso es en el fondo lo que me interesa propiciar en ellos.

De tus obras "Ofelia", "Historias del Desierto", "Fábula del Mar", "Los Rostros de Cristo", "El Cofre del Tesoro", "El Rumor de las Ciruelas" o Amando a Sally, ¿cuál de ellas te ha exigido más y cuál ha significado un reto personal o con cuál crees que has evolucionado más hasta cuajarte como directora? 


Las tres primeras las escribí dentro del contexto universitario. Con “Ofelia” me gradué, era Hamlet pero desde el punto de vista de Ofelia. “Historias del desierto” fue sobre la vida del autor de “El Principito”. En ambas tengo mucho rigor de bibliografía, datos literarios, geográficos, biográficos, la última que nombré la quiero hacer pronto. “Los Rostros de Cristo” es una obra escolar, con mucho mensaje religioso. “Fábula del mar” es romántica y rigurosa musicalmente, “El Cofre del Tesoro” es para niños, una obra bonita con moraleja, “Amando a Sally”, ya sabes, una comedia para disfrutar y sentirse tocados, pero “El rumor de la ciruelas” puso mucho de mi, la puse en la sala del Club de Teatro de Lima hace unos cuatro años, fue con corte psicológico, gran peripatética, anagnórisis; todo lo de rigor , para al fin, hablar sobre el perdón entre una madre y una hija. No descarto reponerla.

¿Qué obras te gustaría dirigir?


De corte psicológico me encantan, pero me divierto mucho con la comedia. Me gusta trabajar finamente las intenciones de los actores.

¿Qué mensaje le darías a la gente que gusta del teatro a los dramaturgos jóvenes y a la gente que quiere hacer o estudiar teatro?


Darle con todo a tus sueños, a perseguirlos. Nadie nace con el éxito asegurado, ni con la garantía de que todo llegará pronto. La magia y el proceso de enamoramiento de un artista con su arte se dan en el camino que recorres para cristalizar tus metas. Por otra parte hay que ser muy realista de las dificultades de hacer teatro en el Perú, pero creo que hay que ser constantes con lo que se quiere, depende de uno disfrutar el proceso y aprender de él para ser mejores cada día.

Comentarios

Entradas populares