"Mi sueño es tener siempre historias que narrar, más que el hecho de publicar", Antonio Gazís


Por Antonio Capurro


Con "Los Guapos" Antonio Gazís nos entrega su primera novela, ambientada en el Callao, obra que refleja el lado más bravo y radical del distrito chalaco. Carismático, natural y sencillo, el día de la entrevista no pudo dejar de mostrarnos esa calidez punteña que me hizo sentir como en casa. De hecho, caminar por La Punta, y observar el mar fue un lugar propicio para hablar de su libro, su pasión por contar historias, sus emociones y preocupaciones, el universo de un escritor en ciernes que espera siempre tener algo que decir a los demás.

Cuéntanos ¿por qué el nombre del título “Los Guapos”? 


El libro está plagado de personajes que en diferentes ámbitos se creen avezados y atrevidos, con mucho poder y mucha influencia. “Guapo”, en el Callao, se le dice a la persona que es (en muchos casos no lo es) experimentada, brava. Desde chico he conocido a mucha gente del Callao, por lo cual puedo saber como hablan, como son, lo que piensan e incluso hasta como caminan. Además, he tenido que investigar, disimuladamente estar atento a lo que decían, o preguntando, por ejemplo en el campo de Construcción Civil. El libro tomó un año y medio, a diario. A veces la terminaba, no me gustaba entonces volvía a rehacerla, hasta que ya quedó bien. 


¿Tanto en este como en tu anterior libro “La Plaza de los burros” el tema que abordas se desarrolla en la urbe, no?

Sí, y siempre buscando lo exagerado, lo desbordado, con personajes que no pueden tener un equilibrio en su vida, o que les pasa algo y les impide estar tranquilos. A los personajes el escritor o el lector puede quererlos o no quererlos, pero eso no importa. Por ejemplo, imagino que dentro de una historia de políticos corruptos, el más corrupto será el más admirado, pero no estamos para juzgar, sí para tratar de recrear, de reflejar.

¿Qué esperas de esta novela? 


Que le guste a la gente y que disfruten de la historia, pero lo que más me gusta es que me siento satisfecho con lo que he hecho. En todo arte y creación, hay gente a la que le va a gustar lo que haces y otra gente a la que no, y está bien que sea así.

¿Qué ha sido lo más difícil en el proceso literario? 


Lo más difícil ha sido que los hechos que aparecen en el libro parezcan reales, puesto que los temas son bastante sórdidos. Por otro lado, que se refleje la vida en el Callao, en La Punta. En el libro hay un poco de todas las cosas que hay por el Callao, y se deja reflejar las polaridades, los extremos a los que se puede llegar. Entonces tenemos la alegría, y también la tristeza. La lealtad y la traición. El ser muy despierto o amable, y la violencia. Y no podía dejar de lado el fútbol, la salsa, la política, la picardía, la vida de puerto, que son algunas de las arterias del Callao.

En la construcción de los personajes, ¿cuánto de ti le has puesto?

Hay muchos personajes, pero 8 o 10 principales en una novela donde el Callao es el gran protagonista de la historia. No es lineal, se va contando en partes, con saltos en el tiempo. A todos les he salpicado cosas mías, sobretodo al chico de La Punta, lo cual me fue inevitable. Tuve que rebuscar sensaciones y emociones pasadas, puesto que el personaje punteño de la historia tiene 17 años.

¿Qué deben esperar los lectores que se animen a leer tu novela? 


Se van a entretener por los personajes y en la forma en que está narrado, bastante coloquial, con palabras que pueden parecer raras para el lector que no es chalaco, por eso la parte final trae un vocabulario. Encontrarán también mucho humor y ternura. Cualquier persona podría identificarse con el libro porque tiene cosas que están en todos lados, es una historia bastante realista. Además está la amalgama social que se da en la amistad del chico de La Punta con el del Callao, lo cual pienso que es interesante, pues en algunos momentos hay choques y conflictos.

¿Qué deseas lograr como escritor? 


Mi sueño es tener siempre historias que narrar, más que el hecho de publicar. Cuando estás contento con lo que haces luego todo cae por su propio peso. Tiene que haber tranquilidad para desarrollar la parte creativa, luego, sí tienes una buena obra, pensar en publicar. Creo que disfruto mucho de escribir porque puedo crear personajes que pueden hacer lo que les plazca. Pienso que desde chico he sido demasiado rígido conmigo mismo, entonces ahora, a la hora de escribir, he sacado muchas cosas que estaban dormidas, como decía Jung, en el lado de la «sombra», y cuando comienzas a indagar en ese lado oscuro, (el cual nada tiene que ver con lo negativo), realmente te sorprendes, y te conoces. La sombra es el lado poco explorado de uno, que está oculto. Entonces comienzas a disfrutar de ese proceso de descubrimientos, te sorprendes de pronto de lo que un personaje que estás creando es capaz de hacer y el impacto que puede tener para los personajes de esa historia en particular. Esos son mis momentos de felicidad, cuando escribo.

Comentarios

Julio Atencio ha dicho que…
Los comentarios sobre el autor son de los mejores y la temática que trata no es de un fácil desarrollo.Los mejores éxitos y deseos para el joven escritor chalaco.

Entradas populares