Cine Peruano: Madeinusa

Toda ópera prima tiene siempre los defectos del realizador, pero en Madeinusa más son las bondades que los desaciertos. No en vano el talento de la directora Claudia Llosa se vio reconocido en varios festivales de cine extranjeros y se presentó como candidata peruana oficial a Mejor Película Extranjera en los premios Oscar del 2006. MADEINUSA está hecha con buena mano, de eso no cabe duda.

La historia de esta chica de tan extraño nombre y de no menos compleja realidad nos lleva por un recorrido visual del ande con su poderosa y bella naturaleza revelándonos el universo de la protagonista. Junto a ella vamos conociendo qué es lo que siente y piensa, qué es lo que desea y anhela. La cámara se acerca cuando es necesario y lo hace para hacernos cómplices de esta adolescente de particular belleza. Claudia Llosa dirige con gran acierto a Magaly Solier y extrae de la novel actriz una fresca naturalidad. Si bien Madeinusa pudo haber discurrido hacia afanes sociológicos o una búsqueda indigenista de denuncia, su directora exime a su protagonista de esa faceta de reivindicación y la hace vivir lo que debe. 


Parece que todo es calma y quietud en la puesta en escena, trascurriendo en su exacto tiempo porque hasta los momentos en donde el drama se desborda Llosa logra ponerle un equilibrio. Cuando Madeinusa viste los atuendos de la virgen y conoce al chico limeño sabemos que algo secreto compartirán durante la estadía de ese citadino que llega a perturbar la tranquilidad de aquel pueblo perdido llamado Manayaycuna. Y todo es justo al inicio de la Semana Santa. Durante tres días, de Viernes Santo hasta el Domingo de Resurreción la gente del pueblo justificará sus actos con las palabras que Madeinusa no se cansa de repetir hasta el cansancio "No hay pecado, Dios no nos ve durante estos días", así vemos como ambas hermanas son usadas sexualmente por su padre.


Y somos testigos de la parafernalia religiosa con unas tomas nocturnas impactantes cuando la virgen/Madeinusa es coronada. Al final ella logra su propósito: salir del pueblo. Aunque para llegar a su cometido haya tenido que recorrer el sufrimiento de su alma y de su cuerpo. El guión sorprende por su trabajo impecable con una historia que nos mantiene cautivos. La puesta en escena es precisa y efectiva. Vale la pena comprarla en DVD y disfrutar de un cine peruano que hacía mucho no veíamos. 

Comentarios

Entradas populares