“Si quieres dedicarte a escribir lo primero que debes tener muy claro es por qué quieres publicar", Hans Rothgiesser




Por Antonio Capurro

A Hans Rothgiesser escribir “Albatros”, su más reciente novela de casi 600 páginas, le demoró casi un año y revisarla un año más, pero tuvo su recompensa al ver publicada esa historia de fantasía que en palabras de su autor está hecha con los retazos de sus dos novelas anteriores, El heraldo en el muelle y El heraldo en la barca. Albatros es la historia de Josefo Takahashi, un estudiante de ingeniería de Lima que es llevado a un mundo paralelo a servir en la tripulación de una Casa Voladora, emergiendo un conflicto entre sociedades de distintos mundos que los obligará a tomar partido en uno de los bandos, pero en la búsqueda de la solución deberán evitar un desenlace trágico. 


Hans estudió economía pero siempre tuvo esas ganas de escribir aunque nunca se imaginó ser un escritor y es más no sé considera uno. El género de fantasía es con el que se lleva mejor quizá porque le permite escapar de esa realidad social con la que debe lidiar día a día en su labor de periodista económico como jefe de redacción web de Semana Económica. Tanta realidad es demasiado para él y siempre necesita de un break así que cuando no está escribiendo suele ir de mochilero con amigos, acampar y disfrutar de las caminatas, de todos esos matices de la vida misma.

“Si quieres dedicarte a escribir lo primero que debes tener muy claro es por qué quieres publicar, ¿para hacer plata?, ¿hacerte conocido?, ¿experimentar?, ¿qué deseas alcanzar con todo esto?, yo siempre he tenido la necesidad de contar algo y lo hago porque me hace sentir bien y es casi casi una necesidad, vives el proceso de construir mundos diferentes y construir personajes que viven en medio de la realidad y la fantasía.” 


En Albatros no encontraremos un solo protagonista sino varios porque su objetivo es forzar que el lector no se identifique solo con un personaje. Su narración es directa y va siempre de frente a la acción jugando mucho con la causalidad dentro de la trama, nada es gratuito y todo tiene un porqué una razón. Considera que en el Perú no hay buena crítica literaria o al menos una que se le asemeje, razón por la cual no le interesa en lo absoluto los comentarios adversos, él sabe y reconoce que siempre hay cosas que pueden mejorarse. 


La socialización en redes le ha permitido acercarse a gente que gusta de su literatura, por eso con una sonrisa me cuenta una anécdota ocurrida en la Feria del Libro del año pasado  cuando se le acercó un fans con sus tres libros pidiendo una dedicatoria para cada uno. 

“Eso me llena de gratitud y ganas de seguir escribiendo así como también me ayuda con nuevas ideas para futuras historias”. 


Siente que le hace falta hacer más consultas técnicas para algunos segmentos de sus obras y aunque podría consultar en internet piensa que lo mejor es el feedback cara a cara con las personas que conocen del tema y han vivido el proceso de la experiencia que él necesita describir en sus obras. 

Con Albatros parece ser que el género de la literatura fantástica en el Perú se viene con fuerza, allí está la fuerza narrativa de una autor que nos traslada hacia viajes que llevan a otros mundos donde se producen nuevas revelaciones en una sucesión de portales donde cada situación maneja su propio caos y dinamismo semejante a lo que vivimos día a día en nuestras propias ciudades. Y uno se pregunta si a veces la fantasía no es tan semejante a la realidad.  

Comentarios

Entradas populares