En la boca del cocodrilo



Artículo originalmente publicado en el año 2002 en el magazine digital Decajon.com

Por Antonio Capurro

Si lo que buscas es un cálido, acogedor y relajante lugar donde poder disfrutar de un buen espectáculo, tomar unos tragos y pasarla cómodamente, El Cocodrilo Verde puede ser lo que necesitas. Déjate llevar por la energía de este colorido reptil.

Lo primero que nos llamó la atención al llegar fue su austera y sencilla fachada que no parecía albergar todo lo bueno que encontraríamos adentro. Como no podía ser de otro modo, su pequeña placa de color gris recogía tan curioso nombre: El Cocodrilo Verde. Y, por supuesto, advertimos también la figura de un gracioso y simpático reptil que, haciendo honor al nombre del café bar, nos invitaba a entrar a este point ubicado a una cuadra de la ruidosa calle de las pizzas, en la calle Francisco de Paula Camino 226 (cerca de ‘La Mona Risa’). Para que lo apuntes en tu agenda.

Si eres de los que hacen un previo antes del show, en su acogedora sala (uno de los tres ambientes del sitio) decorada al estilo Warhol, -con fotos de músicos y cantantes peruanos-, puedes aguardar con quien fuiste; mientras disfrutas de tu bebida preferida. Allí tú decides, bajo las tenues luces que permiten una perfecta tranquilidad, si la conversa se realiza en los sofás y mesitas de relajantes colores o en la barra donde dos atentos y serviciales barman están dispuestos a satisfacer el gusto más exquisito. Así que pide nomás y listo.
Asimismo, en la barra destacan un par de vitrinas con botellas de fina marca en las cuales uno puede leer fragmentos de populares canciones (tal vez encuentres la tuya si buscas con detenimiento) y también un espejo de grandes proporciones en el que, una vez más, nuestro amistoso cocodrilo nos recuerda su presencia. De igual modo hay un apart mucho más íntimo, estratégicamente situado a un costado de los muebles. Puedes estar allí todo el tiempo que desees, sentado cómodamente en unas estilizadas sillas junto a una mesa en cuyo centro hay una curiosa esfera de plástico que sirve de cómplice mechero.  

Este lugar es ideal cualquier día de la semana (menos domingo y lunes, cuando no se ofrecen espectáculos), luego de tu salida al cine o cuando te dieron ganas de dar una vuelta por Miraflores. Se inauguró en junio del año pasado y, según nos comentó su afable administradora Pilar de la Hoz, conocida cantante de temas brasileros, el Cocodrilo verde recibe por lo general a gente de treinta años en adelante y a toda la fauna nocturna que busca pasarla de lo mejor en un espacio más fresh. Al dejar la sala entramos al recinto principal en el que se presentan los shows en vivo. Nos tocó gozar de un jubiloso y nostálgico repertorio de música tradicional cubana con la que Abel Paez y su Sonora nos deleitó por entero. Sones, guarachas, alegría y recuerdos con los que el público coreó, aplaudió y quedó completamente satisfecho desde las once de la noche en que empezó la función hasta las dos de la madrugada. En este ambiente las mesas y sillas poseen una buena distribución, al igual que en el mezanine por donde accedes a través de una escalera de caracol. Si te animas, hay una pequeña pista de baile en la que puedes bailar junto a tu pareja.

La atención de los meseros y del anfitrión es muy buena; el aire acondicionado excelente y el sonido insuperable. El mural del estrado nos indica de nuevo que estamos en el Cocodrilo verde y las luces colgando del techo de la antigua casa remozada no interrumpe la concentración en la música. De la cartilla tienes para escoger entre los tragos más pedidos: un pisco sour o un piña colada que te vale S/.13.00 soles, o una cerveza de 7 o 10 soles. Además, si te despierta el apetito por algo ligero, aquí te preparan piqueos, desde sandwiches de jamón inglés por S/.10.00 hasta ensaladas o un plato de riquísimos ravioles por S/. 15.00 soles. Y una selección de postres como helados glacé o pye de manzana a S/.10.00 soles .


Las veladas son variadas y pensando en todos hay una carta heterogénea: los martes, Pipo Gallo (cuentos, décimas y canciones); los miércoles, jazz jam session; los jueves, rock; los viernes son de música latina; y los sábados We All Together en concierto. Anota, este Cocodrilo verde no tiene pierde y en su boca la diversión está súper asegurada.

http://www.cocodriloverde.com/

Comentarios

Entradas populares