Mi propio Coach: Días que pasan

Hay días buenos y días malos, de eso no quepa la menor duda, ayer fue un día de pensar y pensar mucho. Por un momento casi exploto yendo en el taxi, la verdad no sabía si llorar de frustración o explotar de rabia y es que había un cúmulo de ideas en mi mente. Me dije a mí mismo ahora mando todo al diablo y la mierda, pero la cuestión no es huir sino enfrentar seguir con tus metas y sueños.

Creo que a veces me trato muy duro, exigiéndome al máximo, forzándome y en una de esas me maltrato, pero todo tiene corrección en la vida salvo cuando te vas de ésta a la otra.

Ayer me pasó eso, preocupado por darle solución a lo que pasaba por mi cabeza terminé un poco estresado y la carga negativa quiso apoderars de mi; sin embargo recordé el ejericicio de mi amigo coach y además de respirar profundo canalizé la cólera proyectándola a las cosas positiva de mi lista de vida, de lo que si era capaz de lograr con más esfuerzo y dedicació sin tirar por la borda todo lo hecho hasta el momento. Entonces busqué en todo lo positivo, en lo que podría resultar de ponerla las ganas que le he puesto a mi vida, en no ceder no derrotarse. Y miré el presente recordando que soy fuerte que puedo y que puedo controlarme a mí mismo y seguir adelante. 

Debemos manejar la ira preguntándonos ¿qué me sucede cuando siento cólera? ¿por qué me pongo así? ¿algo sin resolver quzá? ¿un mal recuerdo? Tratemos de conocernos, de reconocer nuestros miedos, angustias, ansiedades, de donde nacen, cuál es el origen y así podremos vivir un poco mejor y más felices. Y un día quiero irme a una playa, ver el ocaso y solo apreciar la belleza natural respirando hondo y sentirte feliz.
 

Hoy quiero caminar hacia adelante como siempre y aunque solo sé que lo primero que está en mi lista es lograr mis metas profesionales hay un espacio para pensar en el amor, para ilusionarse y para soñar, ¿por qué no? No me cause nadie que soy demasiado idealista o romántico, si lo soy, pero también con los pies sobre la tierra. Actualmente no tengo ningún sentimiento en mi corazón o en mi mente que me diga que me he enamorado, soy un soltero no en busco o deseando, soy un hombre soltero construyendo el presente y caminando hacia el futuro. Del pasado recuerdo lo bueno porque lo malo me sirvió para aprender, cada relación me hizo crecer un poco más.

¿Cómo no recordar momentos felices? Si los he tenido a montones, la vida me ha brindado mucho y estoy agradecido.

Comentarios

Entradas populares