Crítica de Teatro: Bésame Mucho

Había quedado con mi amigo italiano Daniele Cerrato para estar a tiempo en la función de prensa de la recientemente estrenada comedia dramática Bésame Mucho en el Centro Cultural El Olivar de San Isidro. Gracias a la invitación de Carla Revilla pudimos asistir a un estreno que lucía muy atractivo no solo por el título de la obra sino por tener entre sus protagonistas a un elenco interesante. Si llegas antes de la hora señalada puedes darte una vuelta por los alrededores del parque que siempre es un lugar súper tranquilo y seguro. Daniele y yo tuvimos tiempo de charlar pero no en el parque sino en el hall del auditorio donde un animado y numeroso grupo de prensa de arte y espectáculos esperábamos por el inicio de la obra. Ya en las butacas y cómodamente instalados casi al centro del recinto justo apagamos los celulares cuando se anunciaba la tercera llamada.

La obra "Bésame Mucho" es una comedia dramática dirigida por el dramaturgo Ernesto Barraza que Break Producciones presenta al público limeño como un bocado apetecible dentro de la temporada teatral de invierno, como para calentarnos un poquito con este frío con mezcla de niño que se nos viene. Break Producciones, un esfuerzo del actor Diego Lombardi en apostar por la producción teatral, apuesta por una obra que nos muestra los enfados y desenfados de dos parejas que mezclan sus vidas de forma divertida con enredos y situaciones comunes.

La puesta en escena es práctica y minimalista apostando más por darle protagonismo a los actores y actrices. La obra empieza con Daniel Neuman, a quien había entrevistado hace unos tres años cuando el actor estrenaba Los Amigos Invisibles” de mi amigo el director David Carrillo, haciendo ejercicios en el departamento y no demora mucho en aparecer la simpatíquisima Anneliese Fiedler (la vi en CasaAdentro, película de Joanna Lombardi) quien será el torbellino desestabilizador en la trama de Bésame Mucho, ella es la que va desanudando las dormidas emociones de Fernando. Anneliese asume el riesgo y logra darle matices a su papel de chica divertida. Y empiezan los problemas cuando Lucía (Anneliese Fiedler) extiende su telaraña coqueta a Fernando (Daniel Neuman) seduciéndolo con sus encantos. Ambos nos convencen y abren la obra con picardía y humor.

BÉSAME MUCHO nos cuenta sobre el matrimonio de Fernando y Patricia, que entra en crisis cuando conocen a sus nuevos vecinos: Pablo, el chef del momento y su novia Lucía, una ex modelo recién llegada de Europa. ¿Qué pasa cuando un matrimonio estable y aparentemente feliz conoce a una pareja más divertida, impredecible y liberal? Una comedia sobre las relaciones de pareja en una caótica ciudad que crece entre el boom gastronómico, la bonanza económica y la crisis de identidad de sus habitantes. - Estamos frente a una comedia de situaciones planteada en las relaciones de pareja y la forma en que estás van acomodándose al mundo contemporáneo. El personaje de Neuman es más tímido y analítico, pero eso no lo reprime para engañar a Patricia (Alexandra Graña), su esposa, con quien los años de matrimonio, a pesar de ser jóvenes todavía, están empezando a pasarle factura porque ya no encuentra esa vehemencia y pasión. 

Aparentemente son una pareja modelo, sin recriminaciones ni reproches de por medio, pero esa es una mentira que se desbatará cuando las verdaderas intenciones afloren. El contrapeso de Fernando es Pablo, que va de la mano de un muy bien puesto Diego Lombardi en el simpático papel de un seductor chef que trata de hacer caer en sus brazos a Patricia, papel que Alejandra Graña saca adelante con acierto, nos convence en las variadas emociones de su papel.

Bésame Mucho hace un collage de las escenas de la vida conyugal de dos parejas que viven en una Lima caótica, en la que no todo es lo que demuestran las apariencias. Un matrimonio casi perfecto que camina hacia la monotonía, los hábitos y las costumbres, a eso que llaman rutina, se despierta con la llegada de sus vecinos liberales y apasionados. Las actuaciones son fluidas y espontáneas, el timing no ocasiona esfuerzos, una escenografía funcional. Es una obra que te divierte, te hace pensar un poco, te despierta emociones y sobretodo la disfrutas de principio a fin. ¿Se rendirán ante las tentaciones o lograrán mantener la ecuanimidad? Recuerda que la tentación puede estar al lado. Descúbrelo hasta el 3 de agosto en el Centro Cultural El Olivar de San Isidro.
¿Qué pasa cuando un matrimonio estable y aparentemente feliz conoce a una pareja más divertida, impredecible y liberal? Una comedia sobre las relaciones de pareja en una caótica ciudad que crece entre el boom gastronómico, la bonanza económica y la crisis de identidad de sus habitantes.

Comentarios

Entradas populares