EN LA PRIMERA BUTACA CON Diego Lombardi




Por Antonio Capurro

Dejar un proyecto para empezar otro es algo que las personas hacen todos los días, puede ser por distintas razones, pero cuando uno toma la decisión en algo que cambiará radicalmente su vida siempre hay el temor al riesgo frente a lo desconocido, pero no queda más que seguir avanzando creyendo en es la mejor opción para nuestras vidas, porque de lo contrario no sentirías esa realización humana y profesional en tu vida. A Diego Lombardi le sucedió algo parecido al descubrir una vocación tardía en el momento exacto: la actuación.


“Recuerdo que alguna vez en el teatro vi una muestra que me pareció interesante y pensé que estar allí sería divertido, pero no pasó de allí, luego estudié, hice mi tesis, me gradué e hice la empresa; pero a los nueve meses me aburrí, vino una crisis y al año y medio conversando con mi hermana en qué hacer para relajarnos, nos metimos en un taller de teatro, allí de pie sobre el escenario me di cuenta que me encantaba mucho y me sentía libre, era un espacio de creación que no conocía. Entré al Club de Teatro de Lima, luego otro taller con Roberto Angeles, y así se dieron las cosas”.


A Diego no le costó tanto dejar a un lado su carrera de Ingeniería en Industrias Alimentarias porque era algo que ya no le gustaba, pero si la empresa que había creado porque era como estar todavía sujeto a la realidad pasada, lo que unía a mi vida anterior, aceptar el fracaso de ver que no había funcionado, un montón de cosas juntos, pero él ya había tomado la decisión y no estaba dispuesto a dar marcha atrás. Ahora está muy contento con todo y no duda en que fue la decisión correcta de su vida. 


“Lo más importante es encontrar lo que te gusta y te hace feliz, y tener las pelotas para hacerlo. Alguna vez Wendy Vásquez, una amiga actriz, me dijo que esta carrera de largo aliento, no es una carrera en la cual te jubilas, eres actor hasta que te mueres, tienes momentos en los que tienes mucho trabajo y un rango de edad en el que no tienes mucha competencia y en otro momento sí porque ya no eres el protagonista sino el hermano mayor o el tío, yo no tengo papeles juveniles porque empecé casi a los 30 años”.

Mucha gente pensaría que por tener a un papá como director y a una mamá con guionista, no sería nada raro que se dedique al arte, pero aunque Diego estaba orgulloso del trabajo de ambos en ese momento no era algo que le llamase la atención. A veces estaba en el rodaje de las películas de su padre sobreotodo los que se filmaban en Lima. Y aunque a Diego al inicio le molestaba que le llaman “El hijo de Francisco Lombardi”, ya no le importa y ha aprendido a lidiar con eso porque lo que más desea es que reconozcan su trabajo por quién es, un actor en constante aprendizaje. Cuando le preguntamos cuál es la mejor película de su papá sin dudas responde que “La Boca del Lobo”.


“Un actor tiene que confiar en el director porque al final lo que se ve en el escenario es la visión del director sobre la obra, un actor tiene que buscar las cosas que necesita, los personajes más difíciles que me han tocando interpretar son aquellos diametralmente diferentes a mi o con los cuales no he encontrado una relación en mi personalidad. Yo disfruto el drama y la comedia, pero el silencio sepulcral que es escucha en una sala cuando el drama está siendo verdadero y lo estás consiguiendo de verdad no tiene precio, te sientes verdadero, sientes que no eres tú, como si tu mente y tu cuerpo te convirtieran en una especia de médium. Como actor tienes que dejar a un lado los prejuicios que pudieras tener contra un personaje y hacerlo con mucha verdad tomándolo muy en serio. En el teatro necesitas una técnica, a pesar del talento natural que  puedas tener”, es lo que nos cuenta Diego cuando se refiere al proceso de actuación y lo que ha encontrado en sus pocos años de experiencia.


Diego ha hecho las tres cosas, desde “Clave Uno”, “Los Exitosos Gomes” o “La Reina de las Carretillas” hasta “Mi amor el wachimán 2″ en TV; “Mañana te cuento 2″ o “El guachimán” en cine y muchas obras de teatro entre ellas “Don Juan Tenorio”, “El Duende”, “Bolognesi en Arica” y “Break”, “Botella Borracha” y la más reciente “Bésame Mucho”, estas tres también como productor con la empresa “Break Producciones” que creó hace un par de años y con la cual ha podido tener más independencia para escoger personajes e ideas a desarrollar para las obras escogidas. También le encanta hacer cortometrajes y si le ofrecen hacer web series estaría dispuesto. 


“Siento que estoy absorbiendo ideas y motivaciones para seguir creciendo como actor. En el año 2010 Ernesto me pasó la obra “El Duende” que me gustó mucho y con cuyo personaje me identifiqué mucho. Le dije hay que hacer esta obra, luego vino Botella Borracha, Rockstars, Break y ahora Bésame Mucho, y nos ha ido bien, hemos encontrado nuestro público. Ahora frente a la competencia tenemos que ser creativos y emprendedores, gestionar tus propios proyectos. Hay competencia pero también espacio para todos. Te cuento que pronto haremos una obra para niños y en febrero estreno mi primera obra como director, una obra más íntima, de amor, se llama “Phoenix”, es una obra nortemericana con tan solo dos personajes, cuyo tema es volver a empezar desde cero desde abajo”.

Este año se casó con la también actriz Emilia Drago con quien llevaba ya dos años de relación y no puede estar más feliz. Confiesa que trabajando ambos en lo mismo puede comprender mejor el malhumor o la inestabilidad económica. Diego siente que ha encontrado un espacio como actor y trata de pasar lo más desapercibido posible en cuanto a salir en las noticias de farándula, a pesar de que algunos amigos o amigas le dicen que está equivocado que debería exponerse más y participar por ejemplo en realities para ser más famoso y ganar más plata, pero la verdad eso lee tiene sin cuidado. Y es que él dejó todo cuando descubrió que lo suyo es la actuación porque su objetivo final en la vida no era ganar dinero sino estuviera en lo que tenía antes, por eso tiene decidido que su carrera seguirá en la proyección de consolidarse como un actor serio y hacer personajes cada vez más interesantes, que lo obliguen a confrontarse consigo mismo y con el género humano.

También le consultamos acerca del tema de la unión civil y los derechos LGBT.


“En abril de este año estuve en la Marcha por la Igualdad, apoyo totalmente que las parejas del mismo sexo puedan casarse en la figura del matrimonio igualitario, la igualdad de derechos tiene que para llegar para ustedes”. Y dicho esto con gusto grabó un video y se tomó la foto para la iniciativa de Plural Perú.

Conoce más de Diego aquí:
https://www.facebook.com/DiegoLombardiOficial
https://www.facebook.com/breakproducciones

Comentarios

Entradas populares