Poema: El Viaje de Beto

Y siempre hay tiempo para la creación. De la nostalgia y los recuerdos, aquí te va este poema que es mi pequeño homenaje a nuestra memoria compartida.



El viaje de Beto.

El amigo que conocí nunca se fue.
Hoy te canto sin religiones ni dioses. Tú entenderás, mi cómplice fuiste.
Mi verbo es. La memoria vive.
El amigo de los discos de vinilo. Que los ochenta fueron nuestra época.
Y tocar la misma canción mil veces en un día.
Con los pantalones grises y la camisa blanca. Que el colegio AM espera.
Las décadas pasaron, tú permaneciste.
Los tiempos, las modas, los deseos, las estaciones.
Yo sabía, tú también. Nunca tuvimos profesores pero aprendimos.
A nuestra forma, los códigos ayudan cuando las mentes no entienden.
Yo fui tú muchas veces.
Los caminos nunca fueron tan lejanos tan cercanos.
Dime ¿qué espera el futuro? Quizá las cartas nos digan si el destino viene.
Un poema. Una canción. Una película. Los noventas. El nuevo milenio.
27 años hicieron más de una bitácora. Y eso que el mar lo conocimos a fondo.
Tú siempre tú. Yo siempre yo.
Me gustaría pensar que es tan solo un viaje con retorno.
Dicen que la fe mueve montañas.
Que los arcoíris nunca terminan.
Y los amigos de verdad se quedan.
Volveré por el parque donde no se han sembrado dudas
Caminaré por el mar. Leeré locos versos.
Quisiera saber lo que pensarás de mi poema.
Pero tendré que guardármelo para cuanto te vea.
Lo hice para ti compañero y aquí estaré viviendo hasta que la estación diga
Que otro camino espera.


Comentarios

Entradas populares