EN LA PRIMERA BUTACA CON SERGIO VELARDE


Por Antonio Capurro

A Sergio Velarde las ganas de seguir probándose como actor todavía le entusiasma; él que se ha metido en muchos roles desde un científico ciego hasta un gay reprimido espera que lo tengan en cuenta. El teatro es su pasión pero como muchos actores en nuestro país no lo puede ser a tiempo completo debido a a las altas y bajas de la carrera, decidió que debía tener una profesión más y estudió periodismo, la cual también ha ejercido; además de habar sido profesor de arte y comunicación en colegios y centros culturales.

Es fundador del grupo de teatro Tercera Llama, ha participado como actor y productor en todos sus montajes, entre ellos: "Hombre de Autopista" (2008) escrito y dirigido por Fernando Montenegro; "Tres Hermanos" (2009) de José Enrique Mavila y dirigido por Ruth Vásquez, "¿Qué hiciste Diego Díaz?" de Cristian Lévano, "SEDUCIDO" dirigida por Henry Sotomayor y "Amando a Sally
", una divertida comedia romántica de María Elena Mayurí. 

En audiovisual protagonizó las cintas La última vereda de Fernando Montenegro, Objetos", Biopic y El Año del Apocalipsis de Rafael Arévalo. El cortometraje "El amante sin cuerpo" de Tilsa Otta participa en la Competencia Nacional del Festival de Cine Lima Independiente.

Más recientemente en: La Tercera Palabra de Alejandro Casona, Juguetes de Sebastián Salazar Bondy,

Y por supuesto algo que le encanta a Sergio es la crítica de teatro en su blog El oficio crítico, en el cual también realiza una premiación anual desde hace un par de años

http://www.eloficiocritico.blogspot.com/

Entrevista por Luis Antonio Capurro

Sergio Velarde es actor de teatro alternativo en Lima y también periodista cultural, cuéntanos, ¿Cómo te iniciaste en el mundo del teatro?


Empecé profesionalmente en el año 2000, hicimos una obra que se llamó “En el cielo no hay petróleo” de Sebastián Salazar Bondy con gente del Club de Teatro de Lima y estrenamos esa obra en la Alianza Francesa en la Sala Joven que ahora ya no existe y desde ese momento he estado participando en varias obras de teatro con grupos independiente hasta el día de hoy. Y justo estreno esta obra “Amando a Sally” que estrenó el 5 de febrero pasado en el Cafaes.

¿Cómo así surge esa vocación tuya por las tablas?

Como te digo yo empecé en el teatro ya viejo porque en el colegio fui siempre muy tímido e introvertido, nunca participaba de las actuaciones, descubrí el teatro en la universidad cuando llevé un taller obligado con Paul Gastello, este taller tenía un crédito, entonces lo llevé si o sí, fui el club y realmente me cambió la vida, porque descubrí un mundo nuevo que me cambió la vida.

Y es que dentro de ti estaba la necesidad de expresarte a través de algo en este caso la actuación.

Yo no escribo tampoco dirijo, pero la actuación me sirve de terapia, como te decía antes soy una persona bastante reservada y discreta pero el teatro me permite ponerme una máscara, adquirir otras personalidades en escena y hacer cosas que jamás haría en la vida real.

¿Cuáles fueron tus primeras obras?

Como fui alumno del Club de Teatro de Lima empezamos con obras de Sebastián Salazar Bondy como La Valija, Dos viejas van por la calle o El beso del caimán, hicimos varias obras con los amigos del club, poco a poco fui conociendo otra gente del medio que fui invitando a trabajar con mi grupo o era invitado a trabajar con ellos.

En tu proyección como actor básicamente tu universo es el teatro, pero también me comentabas que has intentado en la televisión y el cine…


En un inicio como quería conocer todo decidí ir a casting para series y tuve muy malas experiencias porque pagaban muy poco, a veces no te pagaban, el tiempo de espera para grabar te citaban a una hora determinada pero grababas cuatro o cinco horas más tarde, el trato no fue muy bueno pero sé que ahora hay productoras que tratan muy bien a los actores, pero yo no tuve esa suerte, entonces decidí crear mis propios proyectos teatrales, hacerme de amistades y colaborar con otras compañías de teatro. He participado en algunos cortos y en tres largometrajes que son “La última vereda” (2007) y “Encierro” (2009) dirigidas por Fernando Montenegro que es también actor, escritor y dramaturgo, la que se va a estrenar este año se llama “Objeto” que son proyectos de cine digital porque ahora hacer una película ya no es tan complicado como antes.

En tu proceso como actor de teatro ¿has encontrado algún desafío?

En un inicio hacía comedias ligeras que servían para soltarme, perder la vergüenza de estar en escena, mejoras mi voz, mi dicción, logras versatilidad al momento de actuar, los retos los he tenido los últimos años y me he involucrado en obras bastante difíciles, una de las últimas fue se llamó “Seducido” que abordaba la temática homosexual, donde hice de un gay reprimido que se enamora de un prostituto de la calle, fue un reto porque tenía que gustarme el otro actor, quien era el director de la obra, y tenía hasta que besarlo. Me involucré al punto de investigar ese mundo, conocerlo, entenderlo y respetarlo. Gracias a esa obra pude romper varios prejuicios. Creo que pudimos contribuir a ir en contra de la intolerancia, ese tipo de obras que tienen mensaje te ayuda mucho como artista y ser humano.

¿Cómo es tu proceso de adaptación al personaje, cómo vas enriqueciéndolo?

Yo lo hago mediante la observación, la experiencia personal, viendo películas o series, conseguir algún color que tenga el personaje, alguna sensación, olor, y por allí vas encontrando su manera de caminar, de vestir, de ser.

Tu caso es como el de muchos actores que tratan de conseguir mejores papeles y ser consecuentes con su carrera, ¿qué tan difícil es ser actor en el Perú?

Una de las cosas que recuerdo me dijo mi maestro Sergio Arrau fue que de hecho tuviera una carrera paralela y por eso estudié periodismo, con eso me he abierto puertas para poder tener un trabajo estable es así que trabajo en un colegio particular enseñando comunicación y teatro, de eso sobrevivo porque al teatro no lo veo como algo lucrativo, esto es algo que hago por vocación, es una necesidad indispensable de poder salir a escena e interpretar diferentes papeles, es algo que uno lleva dentro así ganes cinco o cien mil soles eso para mi es algo relativo, lo importante es vivir la experiencia, es muy difícil hacer teatro hay muchos grupos que quiere sacar adelante sus proyectos, casi no hay apoyo por parte del gobierno y tenemos que recurrir a la empresa privada pero básicamente los proyectos teatrales se concretizan con el esfuerzo de sus creadores.

Estudiar periodismo también te ayudo con el desenvolvimiento me imagino…


Me considero un comunicador, estudié en Bausate y Meza, hice periodismo radial y televisivo, pero me quedé con el periodismo escrito y actualmente tengo un blog donde hago crítica teatral que es la forma de unir mi pasión por el teatro con el periodismo, puedo ver obras de teatro y hacerles crítica periodística.

Cuéntanos más acerca del blog…


Pueden entrar a http://eloficiocritico.blogspot.com donde hago crítica sobre las obras que llego a ver en la capital y tuve la oportunidad de participar en un Festival de Teatro en Chile, en un principio hacia críticas más con el corazón con la cabeza, una crítica es subjetiva pero lo que debo hacer es justificar, no puedo ser caprichoso y decir solamente que no me gusta, tengo que explicar lo que pasó, ¿por qué no colmó mis expectativas? Si pudo haber mejorado, y me sirve como actor porque yo también estoy expuesto a las críticas, entonces antes de escribirla pienso que las personas que han hecho esa obra de teatro son seres humanos, son personas que se merecen respeto ante todo. La crítica hace que el actor mejore y que se mejoren las cosas.

Pero algunos actores o directores se sientes muy incómodos cuando se les critica los desaciertos de sus obras.

Eso tiene mucho que ver con el ego y yo que estoy metido en todo esto me he topado con cada persona, pero uno debe valorar lo que uno hace aunque sin ser intolerante, uno como artista sabe que su obra está expuesta al público, y esta expuesta a que la obra sea discutida y valorada.


Has hecho muchos papeles, ¿cuál es el que aún te falta interpretar?

He hecho poco teatro clásico, hacer Molieres o Shakepeare, me gustaría poder hacer alguno de ellos y solo tengo que esperar a que un director me llame.
 

Comentarios

Entradas populares