Historias de propios y extraños: No elimines mis fotos



Por Antonio Capurro
Twitter: @antoniocapurrob

Al escribir este artículo se viene a mi mente aquella frase que acompañaba las películas los años ochenta o noventa "Las siguientes escenas pueden herir su sensibilidad". Frente a eso, a veces el morbo pesaba más ¿a qué no?, solo habían dos opciones, o cambiabas de canal o simplemente te animabas a ver eso que era tan prohibido o censurable para tus ojos, por lo general cuando eres un púber o adolescente algo relacionado al sexo. Hoy en día una de las formas de advertir que las imágenes son fuertes o chocantes es pixelearlas o simplemente colocarte una franja encima, en otras palabras censurarlas. ¿Por qué una imagen o una fotografía debería ser censurada? 

En el Perú tenemos un feo pasado que ocurrió durante la década de los años noventa. Por esos años era inevitable ver cada mañana en los kioscos las mórbidas portadas de los diarios chicha que promovió el fujimorismo en sus épocas de gloria. ¿Qué imágenes veíamos en un diario sensacionalista? El primer plano sangriento del hecho noticioso donde la consigna parecía ser mientras más chocante mejor. Aquí el estado o el gobierno de turno promovió su propia agenda setting manipulando la información a través de este tipo de periodismo con el objetivo difamar a sus adversarios o como simulacro cortina de humo para desorientar a la opinión pública frente a los problemas del país o sus actos mafiosos.

¿Quién utiliza la censura y con qué propósitos? La censura es usada en muchos casos cuando haciendo el uso del poder político se intenta co
ntrolar la libertad de expresión de los medios de comunicación. No solo es aplicada por el estado sino también por un grupo de poder económico o incluso por una persona con grandes influencias. ¿Qué se busca con ello? El fin no es otro que controlar una situación en su propio beneficio, por ejemplo evitar que se publique una información que podría dañar la imagen de alguien. También se ha dado el caso que gobiernos militares han dictado leyes con nombre propio. En el tema del desnudo, análisis materia de este post, la censura puede producirse debido a factores como la edad, la cultura, la moral o los valores de una determinada sociedad. 

Y ahora veamos el caso de redes sociales como Facebook o Instagram en las que se han censurado desnudos artísticos porque ser considerados demasiado explícitos, así que luego de la denuncia respectiva, las fotos fueron eliminadas. A saber: los tres ejes fundamentales que condicionan la censura del contenido compartido en Facebook son los desnudos (así sea artístico, en tal caso muchos fotógrafos profesionales han tenido que cubrir las partes íntimas de sus modelos, tal como los Papas hicieron con las estatuas griegas durante la Edad Media), el lenguaje que incita al odio (son muchos los casos de grupos pro nazis, homofóbicos, racistas y otras perlas que han caído), la violencia o contenido explícito (una pareja teniendo sexo por ejemplo). Desde luego estamos de acuerdo con el segundo, tercero  y cuarto ítem, sin lugar a dudas, pero en el primer caso ¿cómo es que un desnudo artístico que no entra en la categoría de pornografía puede herir la sensibilidad del público? ¿Es Facebook una red social conservadora? ¿Por qué obras de arte y material de interés general, que como cita la versión online del diario El Comercio: "pueden ser apropiadamente contextualizados y valorados por el público" tienen que pasar por el filtro de la censura? 

¿Es que acaso vivimos en una sociedad todavía ideológicamente demasiado moralista o conservadora frente al desnudo? ¿Desnudo de qué tipo, el masculino o el femenino o el arte homoerótico o gay? Viene al caso comentar un hecho que ocurrió en abril del 2007, no específicamente acerca de las redes sociales y que ocupó las portadas de los diarios gringos como el New York Post ¿qué pasó? La culpa la tuvo una foto colgada en el dormitorio del gobernador Jim McGreevy. No era la foto de sus familiares o de su gato o su perro o de un lindo paisaje, nada de eso, el gobernador consciente de sus gustos colocó un calato bello y artístico, la más reciente adquisición de su pareja Mark O'Donell que le costó 3000 dólares. La foto en cuestión comprada a la Yossi Milo Gallery pertenecía a la serie de fotos "Amigos gay desnudos" o Naked Gay Friends del fotógrafo americano Richard Renaldi quien le había tomado una foto a su novio Seth Boyd. El hecho es que hasta allí todo normal, porque cada quien puede colocar lo que se le antoje en las paredes de su casa solo que la hija de 5 años de McGreevy, fruto de su ex relación heterosexual, encontró la foto en una de sus visitas parentales. Ni corta ni perezosa la niña le comentó a la madre y está calificó a su ex de un padre por decir lo menos indecente. Quizá de haber sido la foto de una mujer y el gobernador heterosexual otra hubiera sido la historia. 

Un simple hecho doméstico destapó los comentarios de una nación todavía puritana y conservadora, ¿debía acaso el pobre gobernador tapar las partes íntimas del modelo o explicarle a su hija lo que es el arte? ¿Acaso no vemos peores cosas en la tevé? Traigo el hecho a colación porque cuando se publicó la noticia en el diario, sobre el pene de Boyd se colocó una franja. Si belleza en el desnudo es muchas veces mal entendida o poco apreciada peor lo es el erotismo. El retrato de Seth Boyd que adornaba el aposento de McGreevy fue tomado en el año 2000 a las orillas del Lago Michigan cuando Renaldi y su novio por nueve años fueron a tomar vacaciones. Respecto a la foto de su novio en pelotas Renaldi afirmó "es un retrato adorable, dejando claro que no ve nada de malo en la desnudez. No
 te mostramos el original porque la plataforma blogger nos colocaría un aviso de advertencia de contenido, una sanción que les haría a muchos visitantes pasar de largo en mi blog así que prefiero no arriesgarme. 



Otro caso fue el del artista norteamericano Michael Breyette quien en el año 2010 al ser víctima de la censura en Facebook escribió un post en su blog al que título ¿Cuándo una objeción al desnudo deviene en un desorden mental? donde explicaba cómo un autorretrato de él echado sobre su cama fue eliminada ipso facto por la red social. Todo empezó cuando el artista Paul Richmond le pidió ser parte de su serie Cheescake Boys (que consistía en recrear alguna fotos de artistas o personalidades en actitud graciosa) a lo que Mike respondió con una foto más bien cándida o sexy en la cual se observaba las nalgas de un pensativo Breyette (ni siquiera un gesto pícaro), no era un primer plano de la raja de su trasero. Sin embargo, esto no fue lo que pensó la mujer que hizo una denuncia a la foto por considerarla obscena (?), pese a que ella era seguidora del fanpage de Michael y sabía perfectamente que su arte celebra el desnudo de la belleza masculina en algunos casos más homoerótico o atrevido, pero en aras de lo que consideró su moral y buenas costumbres decidió reportar la foto como pornográfica.

Otro caso de un tiempo atrás sucedió en aguas españolas. Corría el año 1993 cuando la revista Interviú, famosa por el desnudo femenino en sus portadas, publicó un especial de dos páginas a full color mostrando al por entonces sex symbol o latin lover Bertín Osborne, nada menos que en cueros retozando junto a su por ese entonces novia, o sea en ampay. "Más bueno que el pan", con ese titular vendió Interviú el que por muchos fue llamado escándalo. Dicho sea de paso, la caratula no mostraba el desnudo integral sino con un recuadro, es decir fue aplicada la censura, pero si mostraba todo en las páginas interiores.



Varios fotógrafos o artistas famosos como Madonna o Miley Cyrus  han tenido que hacerle una pequeña edición a sus fotos para evitar la censura, a fin de que Facebook o Instagram no las quite del ciberespacio.


En los parámetros de Facebook y Twitter la desnudez corre peligro, eso significa que no se puede mostrar los genitales en sí o un encuadre muy cerca a los vellos, la línea del trasero o los pezones femeninos. ¿No sería mejor que Facebook estableciera con más detalle lo que para ellos es pornografía o erotismo? Son muchos los casos de artistas (fotógrafos o pintores) que se vieron en la obligación de colocar una franja de censura en sus fotos para que sus fanpage no sean eliminadas o no se les ocurra a cualquier persona meterles una denuncia por infracción a las normas de la red social. En vista de esta censura, muchos decidieron usar otros espacios de la web como Instagram, donde también han tenido el mismo problema o Twitter, que tiene la opción personal de establecer tu mismo si el material es demasiado sensible o no. ¿Son algunas redes demasiado conservadores o por el contrario, quieren hacerlas más vendibles para todo tipo de público? 

Esto es lo que dice Facebook en cuanto al desnudo: "Se eliminarán fotografías de genitales y las que se centren en las nalgas. También restringiremos algunas imágenes de pechos femeninos incluidas aquellas con pezones. Aunque se permitirán las imágenes de mujeres que demuestren su vinculación con movimientos que abogan por la lactancia o las que reproduzcan pinturas y esculturas basadas en el desnudo. Fotografías que muestren actos sexuales o descripciones minuciosas de estos actos serán eliminadas".

E Instagram, que no revisaba antes el contenido, le siguió: “Somos conscientes de que es posible que algunas personas quieran compartir imágenes de desnudos de carácter artístico o creativo; sin embargo, por diversos motivos, no permitimos que se publiquen desnudos en Instagram. Esta restricción se aplica a fotos, vídeos y determinado contenido digital que muestren actos sexuales, genitales y primeros planos de nalgas totalmente al descubierto. También se aplica a algunas fotos de pezones femeninos”.

Tal parece que una foto o imagen sexualmente explícita es aquella parte o partes del cuerpo donde se concentra más atención sino que lo diga la mujer italiana cuya foto del dios Neptuno en una famosa plaza italiana, que orgulloso muestra su trasero, tomada durante sus vacaciones fue eliminada de su timeline, aunque luego la red se disculparía. Más recientemente una campaña juvenil denominada "One Finger Challenge" (Desafío de un dedo) pretendía cubrir las partes íntimas con un dedo para que de esa forma no sean eliminados de las redes sociales.  

¿Por qué esta posición tan estricta? Lo mejor sería que ambas redes zanjen bien la diferencia de cuando un material es artístico o cuando erótico o pornográfico, de tal forma que no ofenda o hiera la sensibilidad del público, pero queda siempre la pregunta ¿se prohíbe o censura más el desnudo masculino que el femenino? ¿Acaso hemos visto Los Malcriados en el Trome o un hombre calato en la página de Amenidades de Caretas? ¿Acaso los cuadros de desnudo de las grandes colecciones de arte, pinturas o esculturas están cubiertos?

Ya sabes, piénsalo dos veces antes de subir ese nude propio a ajeno (de hecho sería mejor no publicarlo completo sino una fracción del mismo y acompañarla con el link de una página web o blog donde se pueda ver completa) no vaya a ser que te cierren la cuenta. 

Comentarios

Entradas populares