Sabor a FE: del dios de los periodistas peruanos


Mencionar la palabra Dios se ha vuelto recurrente en boca de muchos periodistas peruanos, basta con encender la televisión local y seleccionar uno de los noticiarios de cualquier hora para darse cuenta de ello. Lo que no sabemos es si lo nombran por una profunda convicción de creyentes o simplemente como una muletilla más. 

¿Debería un periodista dar a conocer que es católico o cristiano, de qué forma aporta ello a la información o hecho noticioso? ¿Si es ateo debería también decirlo o quedarse callado porque eso todavía es un escándalo en un país donde el estado laico es débil? ¿Es ético hablar de tus creencias religiosas frente a un público que podría profesar otra religión o simplemente no creer en nada? Generalmente estos periodistas cuando apelan al llamado divino lo hacen para exclamar que como sociedad estamos atendiendo a una perdida de valores, los que en su opinión tan solo podemos conseguir a través de la religión.

El otro asunto dentro de este periodismo con sabor a fe es la cobertura que se le brinda a los temas religiosos, como por ejemplo la Semana Santa o cuando se produce un robo sacrílego, eso sin contar con la visita del Papa. En la parrilla de los noticieros fechas como el señor de los milagros, ni que decir del Te Deum son fiestas incluso más relevantes que el Día de la Tierra o el Día de la Ciencia. 

Nos queda muy claro que los canales de señal abierta mantienen a la religión católica como la hegemónica. De hecho cada quien como individuo tendrá una percepción y vivencia distinta del tema espiritual, ¿pero acaso se olvidan los jefes de noticias que los mensajes de muchas iglesias incluyendo las cristianas tienen fuerte contenido de violencia misógina, machista u homofóbica?

Ciertamente no es la ética la que crea la moral, sino la que trata de establecer su esencia, su origen, esas condiciones objetivas y subjetivas del acto moral dentro de la sociedad en la cual vivimos. Ahí la ética busca conocer esas fuentes de valoración moral, naturaleza y función de los juicios morales, los criterios de justificación y cómo es que cambios o seguimos de sistema moral. Así las cosas, para muchos periodistas que no separan la cuestión moral religiosa de su ética dirían que por ejemplo el aborto terapéutico o la eutanasia van en contra de sus valores o que el matrimonio entre dos hombres no debería darse porque es un pecado o porque simplemente la Biblia lo prohíbe. Estos juicios de valor son apreciaciones subjetivas que solo tienen sentido para la persona o individuo que juzga. Porque los valores nunca se encarnan en cosas o animales sino que son exclusivos de las personas. 

Como afirma la filósofa Ikram Antaki “Las relaciones religiosas deberían ser, en este fin de siglo, nuestra preocupación máxima. En todas partes se exacerban las religiones, y mientras la humanidad va hacia más ciencia el individuo va hacia más religión, mito, pasión de pertenencia y guerras tribales. Nuestra modernidad se anuncia arcaica”.

En Perú debería practicarse cada vez más un periodismo laico con ética, desarrollo filosófico y científico, porque sino estaremos en retroceso en vez de avanzada. Por supuesto una ética que tenga valores, principios y normas, porque la ética no crea la moral. ¿Qué tan ético puede ser una periodista o un periodista que en aras de ejercer su libertad religiosa trate de propalar su ética cristiana? ¿No es acaso es propaganda religiosa? Sino que nos lean el versículo tal de la biblia y se conviertan en un canal evangélico como Betel o un medio digital como ACI Prensa. Que de ideología católica o cristiana ya tuvimos bastante.

Comentarios

Entradas populares